Blogia
nos mudamos a-> conilsinfronteras.info

Andalucía necesita rebeldía para exigir soberanía

Andalucía necesita rebeldía para exigir soberanía El comunicado aquí expuesto ha sido realizado por "CUT-BAI" (Colectivo de Unión de Trabajadores - Bloque Andaluz de Izquierdas), al que desde esta modesta web le tenemos mucho respeto por lo que ha significado para la historia del sindicalismo en el medio rural andaluz. Que sirva como pequeño homenaje para todos aquellas personas que estuvieron en huelga de hambre y ocuparon las tierras de "señoritos" andaluces hace 25 años buscando su dignidad y su futuro.

COMISIÓN PERMANENTE NACIONAL DE CUT-BAI

El 4 de Diciembre de 1977 millones de andaluces y andaluzas reclamamos en las calles de nuestra tierra nuestro derecho político como nación a resolver los problemas de Andalucía y determinar su futuro desde su propio autogobierno. Exigíamos un Poder Andaluz capacitado para obtener el pleno empleo, la reforma agraria, el desarrollo y control de los recursos andaluces.

Más tarde, el 28 de febrero de 1980, en las urnas, de forma pacífica y ordenada, el pueblo andaluz afirmó de nuevo su personalidad colectiva frente a aquellos que pretendían reeditar nuestra secular marginación política y ridiculizar nuestra historia y cultura. Un año después, el 20 de octubre de 1981, el pueblo andaluz aprueba en referéndum el Estatuto de Autonomía para Andalucía, elaborado en la histórica ciudad andaluza de Carmona.

Tuvieron que pasar 45 años desde que el golpe militar fascista cortara por la vía del asesinato y el atropello el desarrollo legislativo de nuestro primer Estatuto de Autonomía que en fase de borrador ya se encontraba en el Congreso de los Diputados de la II República para que nuestra tierra pudiera acceder a su autogobierno. La Dictadura nos privó de los derechos más fundamentales y perdimos casi medio siglo intentando mantener en la clandestinidad nuestras verdaderas señas de identidad como pueblo.

No fue un camino fácil. Nuestro desarrollo y cultura se vieron demasiadas veces prisioneras del lastre que denunciaba Antonio Machado: "La España de charanga y pandereta". La marginación social, el paro, la emigración y la dependencia económica fueron un azote continuo para miles de andaluces y andaluzas.

Tras 25 años de experiencia autonómica no es exagerado declarar que los frutos políticos obtenidos con la obtención del Estatuto no se corresponden con las expectativas sociales que se levantaron entonces.

Andalucía continúa ocupando en el desarrollo socio-económico de las regiones europeas uno de los últimos puestos. La industria andaluza ha perdido en los últimos años su ya escasa importancia en la estructura económica de Andalucía. Hoy, Andalucía es más desierto industrial que nunca. El crecimiento de la economía andaluza se debe en un 60 % al aumento del valor añadido del sector terciario. Nos quieren convertir en un país de camareros y dependientes, en un gran hotel para el turismo. Han desmantelado la pesca y en el sector público las privatizaciones (Izar, Tabacalera, etc) se han convertido en el pan nuestro de cada día.

Las políticas de la Unión Europea están destrozando la agricultura mediterránea y, en particular, la andaluza, donde nuevamente se está produciendo una concentración de la propiedad de la tierra, del agua y la semilla. Hay un dato que es un auténtico disparate y que demuestra cómo se distorsiona el mercado por parte de las grandes multinacionales: Andalucía importa el 53,4 % de los productos agroalimentarios que necesita. ¿Cómo siendo potencialmente la alacena de Europa tenemos que importar lo que podríamos producir con suficiencia? La única explicación está en el papel que Andalucía juega en el contexto internacional, su ínfimo poder político y el pisoteo sistemático de sus derechos nacionales. La economía andaluza no está dirigida a satisfacer los intereses sociales de Andalucía ni el aprovechamiento adecuado de sus recursos naturales.

Las empresas más prósperas en Andalucía están siendo absorbidas por multinacionales que a continuación deslocalizan la producción, dañando el empleo. Nuestras competencias en materia de mantenimiento y creación de empleo se muestran muchas veces impotentes frente a la excesiva dependencia exterior. Son cientos de miles los jóvenes que tienen ante sí un incierto futuro. Las mujeres siguen ocupando un papel secundario, siendo las mayores víctimas de la marginación social y de la explotación. Los trabajadores inmigrantes no ven reconocidos sus derechos y siguen siendo ciudadanos de tercera en una Andalucía donde el Norte construye un nuevo Muro de la vergüenza y la insolidaridad.

Aún podemos contemplar como en los inicios del Siglo XXI miles de familias jornaleras tienen que emigrar y recorrer en precarias condiciones de vivienda y trabajo las zonas freseras de Huelva, las de espárragos en Navarra, los cortijos de Jaén o las viñas del Sur de Francia.

El desequilibrio interterritorial producido a lo largo de los años entre las distintas Comunidades del Estado, ha acumulado en Andalucía una importante "Deuda Histórica", que lamentablemente ha servido más como una cortina de propaganda electoral que como nivelación real de servicios.

Si a todo esto le añadimos la inoperancia del Gobierno Chaves, que no interviene en la economía nada más que para adaptarse a las consignas del neoliberalismo, no nos puede extrañar lo más mínimo lo que nos está sucediendo. El nuevo presupuesto de la Junta de Andalucía vuelve a estar recorrido por el déficit 0 y por la falta de inversión pública suficiente para nuestras necesidades y no deja de ser descaradamente neoliberal en la más ortodoxa expresión del término.

En el plano político, la soberanía de Andalucía se ha visto ignorada en los momentos decisivos. Nuestro suelo continúa ocupado por bases militares extranjeras que actúan deliberadamente contra otros países sin que los andaluces y andaluzas tengamos la más mínima posibilidad de decidir.

Al igual que Andalucía ha cambiado, el mundo y la Europa de hoy nada tienen que ver con la de hace dos décadas. El Estatuto de Andalucía aprobado hace 24 años ha perdido actualidad y vigencia frente a estos cambios. Necesitamos su reforma para que reconozca la Soberanía Nacional de Andalucía, permitiendo así que sea el pueblo andaluz quien determine el alcance de las competencias a asumir o a ceder y el tipo y forma de relaciones a establecer con las otras nacionalidades y pueblos del Estado español.

Andalucía necesita soberanía para crear un banco público andaluz y nacionalizar la banca privada; para tener una representación única en la Unión Europea en los asuntos que le competan más directamente como es el caso del aceite, el algodón, etc...; para que el máximo órgano jurídico y la última instancia sea el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía; para que todo el suelo urbanizable pase automáticamente a los Ayuntamientos y se puedan construir de viviendas dignas y baratas, acabando así con la actual especulación; para abordar la Reforma Agraria, la soberanía alimentaria y el control de la tierra, el agua, la semilla, la agroindustria y la comercialización por parte de los trabajadores, las cooperativas y los pequeños campesinos; para desmantelar las bases militares de Rota y Morón; para declarar Andalucía territorio no nuclear, y se desmantele los cementerios nucleares de Hornachuelos y el Cabril.

Pero para que todo esto sea una realidad algún día, debemos ir articulando una alternativa política, un instrumento de lucha, un Bloque Andaluz de Izquierda que no tenga miedo a luchar por la soberanía nacional, la autodeterminación de Andalucía y la III República; que no tenga miedo a denunciar la complicidad de los grandes aparatos sindicales con los planes neoliberales de los Gobiernos de Zapatero y Chaves; que no tenga miedo a denunciar la Europa imperialista que están construyendo.

Nos dirigimos a los millones de andaluces y andaluzas que con su abstención rechazaron la Europa neoliberal en el pasado referéndum del 20 de febrero y muy especialmente, a los 280.000 andaluces y andaluzas que dijeron activamente NO a ese tratado antidemocrático y les decimos que ha llegado la hora de la rebeldía, de la insumisión, de la protesta, luchemos juntos por una Andalucía Libre en la perspectiva de una Humanidad emancipada.

¡¡VIVA ANDALUCÍA LIBRE!!

(25 de Febrero del 2005)

-DaNieL-
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres